+54 11 4361-5745

Piedras 730 (1070) Capital
secinstitucional@serpaj.org.ar

Adolfo Pérez Esquivel pide privilegiar deuda con pueblo argentino

Adolfo Pérez Esquivel pide privilegiar deuda con pueblo argentino
miércoles, 24 de marzo de 2010
24 de marzo de 2010, 13:21Buenos Aires, 24 mar (PL) EL Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel reclamó “privilegiar la deuda interna con nuestro pueblo por sobre la deuda externa”, al celebrarse hoy el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

Lamentablemente hay organismos que han olvidado que la deuda externa se continúa pagando con el hambre y la pobreza del pueblo, que por día siguen muriendo niños de hambre en nuestro país, señaló Pérez Esquivel en una carta abierta difundida aquí.

El también titular del Servicio Paz y Justicia recordó que ésta y otras organizaciones sociales, culturales y políticas exigen una auditoria de la deuda externa, para determinar la legítima de la ilegítima, y sanción para los responsables de dicho saqueo.

La misiva reconoce que el gobierno argentino “realizó avances positivos en cuanto a las políticas de derechos humanos vinculadas a la sanción de los responsables de crímenes de lesa humanidad”.

Pero la lucha por los derechos humanos no es algo de un pasado acotado, es parte integral del presente, subraya.

En ese sentido, aboga por la aparición de Julio López, un testigo clave en el juicio contra el represor Miguel Etchecolatz desaparecido desde septiembre de 2006, y por Luciano Arruga y muchos jóvenes víctimas del “gatillo fácil”.

Cuestiona, además, “la continuidad de un modelo de concentración de la riqueza y saqueo instaurado por la dictadura militar, profundizado por sucesivos gobiernos constitucionales y que persiste en la actualidad”.

La carta critica los emprendimientos mineros a cielo abierto a manos de grandes corporaciones transnacionales, que no sólo disponen de prebendas extraordinarias, sino que contaminan el agua y afectan la salud de nuestros pueblos.

Alerta también sobre un “devastador proceso de expansión de las fronteras agropecuarias” para atender a los mercados externos, el cual ha destruido montes y bosques nativos y expulsado y despojado a campesinos y pueblos originarios de sus tierras.