+54 11 4361-5745

Piedras 730 (1070) Capital
secinstitucional@serpaj.org.ar

No al traspaso de los Centros de Formación Profesional al Ministerio de trabajo

El Servicio Paz y Justicia (SERPAJ) organismo de DDHH, cuyo presidente es el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, se opone al traspaso de los Centros de Formación Profesional (CFP) que dependen de la Dirección de Cultura y Educación (DGCyE) al Ministerio de trabajo.

El SERPAJ a través de su programa Aldea Jóvenes para la Paz, con sedes en General Rodríguez y Pilar lleva conveniado con la DGCyE desde el año 1995 y 2003 respectivamente, una alternativa complementaria a la educación obligatoria destinada a adolescentes entre 12 y 17 años de ambos sexos, en situación de vulnerabilidad social a través de la cual, en un esfuerzo mancomunado, se crea un compromiso para trabajar con adolescentes en la formación en oficios en el marco de la Educación para la Paz y la Noviolencia Activa.

El SERPAJ sostiene que un programa educativo como el que lleva adelante no solo debe enfocarse desde la perspectiva laboral sino que debe permanecer dentro del sistema educativo ya que apunta a la educación integral de las personas promoviendo el pleno ejercicio de sus derechos.

Este proyecto pedagógico está enfocado hacia adolescentes y jóvenes privados del goce de los DDHH y tiene como finalidad abordar interdisciplinariamente la promoción, prevención, defensa y recuperación de estos derechos a partir de una tarea educativa que comprende una diversidad de talleres de capacitación cuyo eje central es la concepción del adolescente – joven como sujeto de derecho universal. El traspaso o rescisión del convenio con la DGCyE implicaría la desaparición de este proyecto.

Por esto solicita a las autoridades correspondientes que se considere en forma particular todas las propuestas conveniadas en el ámbito de la provincia de Buenos Aires que apuntan a la formación de los adolescentes y generan alternativas de vida desde la Noviolencia.

Lamentamos la falta de dialogo de las autoridades provinciales y de Educaciòn. Y les decimos que no se olviden que detrás de los números que el gobierno tiene como prioridad, hay rostros de jóvenes, niños, adultos y ancianos que reclaman sus derechos a una vida digna.
No es posible que implanten políticas que llevan a un grave retroceso al pueblo, en especial a los sectores mas pobres y vulnerables de la sociedad.