+54 11 4361-5745

Piedras 730 (1070) Capital
secinstitucional@serpaj.org.ar

Derechos humanos en Corea del Norte.

 

                                                                          Todo pueblo tiene su identidad, valores y cultura,  sus creencias religiosas, filosóficas y lengua  que le da identidad y pertenencia en el tiempo, países como Corea vivió invasiones y divisiones, como la actual que lleva a los enfrentamientos y tensiones entre una Corea dividida entre Norte y Sur. No voy a entrar en la situación histórica de esa situación, si en comprender y tratar de hacer aportes hacia la unidad de un pueblo dividido.

 Otros pueblos en el mundo viven situaciones semejantes y es necesario encontrar caminos de diálogo que lleven a la unidad de los pueblos y volver a encontrarse con las familias separadas y recuperar muchos años de aislamiento y sufrimiento.

 El pueblo coreano vive bajo tensión permanente y sería necesario abrir instancias de diálogo entre las dos Coreas a fin de resolver los conflictos vigentes.

 Uno de los hechos más significativos que necesitan de enfrentar y resolver es la situación de los derechos humanos en Corea del Norte, donde se violan sistemáticamente y generan el dolor y la incertidumbre en un país altamente militarizado y falta de libertades políticas, sociales y culturales.

La comunidad internacional, la ONU y diversos países vienen reclamando el respeto a los derechos humanos en Corea del Norte, resoluciones de las Naciones Unidas que no son acatadas por las autoridades del Corea del Norte.

Frente a esa situación la ONU trata de someter al líder nor-coreano al Tribunal Penal Internacional para juzgar los crímenes de lesa humanidad.

La Comisión de investigación de la ONU sobre la República Popular Democrática de Corea, pone en evidencia las violaciones de los derechos humanos, como la vulneración de los derechos ciudadanos y los prisioneros, sometidos a trato cruel y degradante, como son  las torturas y trato cruel y degradante.

Las detenciones arbitrarias, la discriminación, las violaciones a la libertad de expresión, circulación y a la vida. Lamentablemente se aplica metodologías que en Argentina, como otros países de América Latina y en otros continentes es la desaparición forzada de personas, como los secuestros de ciudadanos extranjeros.

 Los hechos se conocen por diversos testimonios de personas que lograron salir de Corea del Norte.

Es una larga lista de violaciones de los Derechos Humanos y derecho del Pueblo.

Corea del Norte es un país altamente militarizado y poseedor de armamento nuclear. El problema central es que se puede hacer para que las autoridades del Corea del Norte respeten los Derechos Humanos de las personas y los derechos colectivos del pueblo.

La estructura actual de la ONU y  de la Comisión de DDHH es débil y en casos como Corea del Norte y otros en el mundo, no cuentan con los instrumentos jurídicos necesarios y sanciones para lograr que las autoridades de esos países respeten la vida y la libertad de sus ciudadanos.

 No bastan las denuncias, es necesario abrir instancias de diálogo y reclamar a los países aliados, en éste caso concreto de Corea del Norte, a una revisión de sus políticas de Derechos Humanos.

Se avanzó en algunas instancias como en la conformación del Tribunal Penal Internacional para juzgar crímenes de lesa humanidad, pero la acción más importante es lograr la cooperación de otros países en particular aquellos que comercian con Corea del Norte. La cooperación internacional tiene que poner condiciones al respeto de los DDHH en los países con los cuales comercian y tienen relaciones diplomáticas, en este caso China,. La Unión Europea y EEUU, tienen que contribuir en abrir instancias de diálogo y buscar caminos alternativos que permitan revisar las políticas represivas por medidas que respeten los derechos de las personas y el pueblo del Corea del Norte.

 Un país dividido en dos Coreas, es necesario abrir instancias de cooperación y re-encuentro entre familias que viven sin poder encontrarse durante varias décadas, violando sus derechos.

 Hay una gran preocupación internacional sobre la situación de vida en Corea del Norte y por ello es necesario que países que mantienen intereses económicos y cooperación con Corea del Norte ayuden a encontrar caminos de ayuda para resolver los conflictos y ayudar a la reunificación del pueblo coreano.

Lo que antes parecía imposible, se hizo posible, tengamos presente la caída del Muro de Berlín y la reunificación de Alemania.

El mundo vive una dinámica permanente de transformación, las tecnologías han provocado la aceleración del tiempo y esa nueva situación también lleva a cambias políticos, económicos y estratégicos en el mundo que hay que revisar y encontrar nuevos caminos de convivencia y respeto entre los pueblos y naciones.

 

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz

 

Buenos Aires, 23 de setiembre del 2015