+54 11 4361-5745

Piedras 730 (1070) Capital
secinstitucional@serpaj.org.ar

Documento Foro Derechos y Soberanía frente al Libre comercio, la Deuda y el Poder Corporativo

Foro Derechos y Soberanía frente al Libre comercio, la Deuda y el Poder Corporativo

La crisis que vivimos no es un momento coyuntural. En América Latina hemos vivido una crisis permanente, basada en el despojo de los Pueblos por parte del capitalismo.Las bases de la crisis han sido el no pago a los trabajadores, el no pago y no reconocimiento del trabajo de las mujeres, el saqueo de los bienes comunes y el de los pueblos colonizados. En consecuencia, las respuestas deben ir en el sentido de cambiar el sistema, porque la crisis es el sistema capitalista y la sociedad que se construyó basada en el.

 

Después de la caída del Muro de Berlín, se dió un cambio en el sistema mundial caracterizado por tres factores: a) el papel que empiezan a jugar China e India, que para el año 2030 suministrarán el 40% del PIB mundial; b) la transición hegemónica; c) la profundización de los procesos de saqueo, colonización y despilfarro.

 

Frente al momento de crisis que experimenta el proceso de acumulación y concentración capitalista, han habido diferentes estrategias de respuesta, desde la clase dominante y desde los pueblos en resistencia. Dentro de las estrategias de la clase dominante se ubican: la intensificación de los procesos de mercantilización, la recolonización de los territorios tanto terrestres como marinos, la guerra a gran escala para destruir capitales y de baja intensidad como la definición de los Estados fallidos, el aumento de la crimalización de las luchas, la deriva autoritaria, la militarización, la creación de nuevos bloques que no salen de la lógica del capitalismo como el G20, los intentos de regulación financiera que no pasan de intentos, el capitalismo verde como la mercantilización de los bienes naturales. Estas respuestas ponen cada vez más en evidencia que a la contradicción capital-trabajo, ahora se suma las contradicciones capital-vida y  capital-democracia.

 

En este contexto, la Deuda pública se ha configurado en una herramienta privilegiada de la expansión capitalista de concentración, desigualdad y opresión. Actua para subordinar el modelo productivo y de consumo a la búsqueda de recursos para pagar los intereses y refinanciar indefinitivamente los saldos cada vez mayores.  No solo debemos considerar a la Deuda desde la perspectiva macroeconómica, sino también desde cómo afecta nuestros derechos y formas de vida, como socava la Soberanía y la Autodeterminación de los Pueblos. La expansión de economía verde mercantilista y las violaciones de los derechos humanos se vinculan con la Deuda. Los Estados priorizan el pago de la Deuda pública,  por encima de los derechos políticos, sociales, económicos, ambientales y culturales de los Pueblos, presionados por el capital y las instituciones multilaterales que están a su servicio, como son el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, etc.

 

Estas instituciones, conjuntamente con la Organización Mundial del Comercio, promueven una liberalización económica que aumenta el Poder Corporativo y recrudece las profundas asimetrías que atraviesan a nuestros Pueblos y Países.  Un examen crítico de estas últimas décadas evidencia  lo que han sido los impactos del regimen neoliberal de comercio e inversiones. Más de 20 años de TLCAN demuestran lo dramático que estos tratados pueden resultar para nuestra Soberanía y Derechos. Los Acuerdos de Protección de las Inversiones generan beneficios desmesurados para las corporaciones. Por ejemplo, externalizan los riesgos por medio de las demandas a los gobiernos ante tribunales privados internacionales, blindan la regulación a su favor. La mera amenaza de demandas por miles de millones de dólares, ejerce una presión formidable sobre los Estados, a la hora de ejercer su soberanía y su papel de garantes de los derechos humanos, de protección del medio ambiente, de respeto de los derechos laborales.

 

El poder corporativo se ha concentrado y fortalecido de forma creciente bajo las transformaciones jalonadas por el sistema capitalista y sus instrumentos dictatoriales, como el sistema de la Deuda, el régimen de comercio e inversiones. Estos han subordinado las normatividades nacionales soberanas a las normas del derecho corporativo ilegítimo. Esto facilita el actuar de las empresas transnacionales, las cuales violan de forma sistemática los derechos, sometiendo a los Pueblos y a la naturaleza a mayores vejámenes. Tal es el caso de la transnacional Bennetton que despoja al territorio y Pueblo mapuche, entre tantos ejemplos, con la complicidad activa del Estado y gobierno argentino.

 

Las transnacionales actúan bajo el amparo de la Arquitectura de la Impunidad, la cual incluye al sistema de la Deuda, a los tratados de libre comercio y de protección de inversiones, y organismos multilaterales como la Organización Mundial del Comercio (OMC). Estos generan una globalización en función de su afán de lucro. Otros de los pilares de esta arquitectura son: la captura y privatización de la democracia que se cristaliza en verdaderas CEO-cracias; el festín fiscal y financiero que está detrás de la dinámica de concentración del capital. Asimismo, en el regimen de la propiedad intelectual donde el conocimiento se ha vuelto una marca registrada, y en una dinámica extractivista, se produce la toma de control y saqueo de territorios, saberes, cuerpos y bienes comunes de la naturaleza.

 

Los pueblos construyendo Soberanía y Derechos

El capitalismo siempre está en acción y no se da por vencido. No obstante, también se evidencian estrategias de resistencia desde los pueblos. Se observa una aparente desmovilizacion, fragmentación y pesimismo en América Latina. Empero, esto no tiene sentido porque tenemos un acumulado de experiencias de resistencia, que sirven de esperanza para seguir construyendo soberanías.

 

Como instrumento de dominación, deben ser develadas y socializadas sus repercusiones que conllevan la Deuda en las múltiples resistencias, denunciando su carácter ilegítimo y evidenciando quién realmente debe a quién. La construcción de un horizonte de transformación y esperanza implica asumirnos como Pueblos Acreedores de deudas no únicamente económicas, sino también sociales, históricas, ecológicas, democráticas, de género, entre otras. La praxis de las diversas resistencias debe permitirnos comprender sus demandas y reivindicaciones y relacionarlas con el sistema de endeudamiento perpetuo, a fin de derrotar el poder del capital y fortalecer espacios de articulación de las diversas luchas por un mundo digno y justo. Necesitamos seguir construyendo desde las luchas de los Pueblos para avanzar en este proceso, incluyendo acciones como las auditorías integrales y ciudadanas de la Deuda, tribunales éticos y consultas populares, entre otras estrategias. Debemos desmitificar el rol asignado a la Deuda como motor de crecimiento. Debemos poder utilizar las riquezas que generan nuestros Pueblos para la satisfacción de nuestras necesidades y no para alimentar a la dinámica especulativa y endeudadora. No más deudas! No debemos, no pagamos!! Somos los Pueblos los Soberanos!

 

Frente al regimen de comercio e inversiones, debemos organizarnos para frenar su expansión, avanzar hacia auditorias de los tratados que permitan deslegitimarlos y revertirlos.  Necesitamos un espacio de articulación global de las luchas que enfrenta al regimen de comercio e inversiones. Rechazamos la propuesta de la Unión Europea de una Corte Multilateral de Inversiones (MIC) y llamamos a los gobiernos a denunciar los actuales tratados de protección de las inversiones y a no volver a firmar ningún tratado de libre comercio más, incluyendo el Acuerdo UE-Mercosur, que amenazan de firmar en breve tras una negociación secreta a espaldas de los Pueblos. Por otra parte, reafirmamos que la OMC sigue matando a las y los campesino/as y es una de las causas de la injusticia global. Debe ser abolida. En el corto plazo, la expansión actual de su mandato y normativa, empujada por el Norte Global y sus empresas transnacionales, debe ser detenida. Fuera OMC! Basta de “libre” comercio! Libres somos los Pueblos!!

 

Frente al poder corporativo, que protagoniza el despojo por parte de las transnacionales en los territorios, desalojos, criminalización, pérdida de acceso de los Pueblos a los recuros naturales en el mar y la tierra, seguimos de pie. Seguimos cuidando nuestros territorios, nuestras semillas, nuestros cuerpos, nuestras lenguas y culturas, nuestra Memoria en nuestras resistencias. Debemos globalizar las luchas, seguir fortaleciendo los lazos y articulaciones, la capacidad de acción conjunta a fin de desmantelar el poder corporativo. Debemos disputar el espacio legislativo y judicial, denunciando cómo nuestras leyes se violan, se tuercen, se malinterpretan y adaptan ante el interés de las transnacionales. Criminalizan a las personas, organizaciones y comunidades que defienden nuestros derechos y aquellos de la naturaleza, mientras aseguran la impunidad del capital. Debemos mantener la autonomía de los movimientos sociales en relación a los gobiernos. El poder corporativo genera violencia física, estructural y simbólica a los Pueblos. Basta ya! Pongamos fin a la impunidad y desmantelemos el poder de las transnacionales ya!

 

Los Pueblos deben asumirse como protagonistas y constructores de su destino, ejerciendo su soberanía. Cuando hablamos de los derechos humanos, hablamos de los Derechos de los Pueblos y de los Derechos de la Naturaleza,  hoy avasallados. Por compromiso con las personas que ya no están, seguimos con la esperanza de continuar profundizando nuestras luchas y avanzando en la construcción de soberanía y alternativas de vida digna para todos y todas. ¡Venceremos!

 

Cumbre de los Pueblos Construyendo Soberanía

Buenos Aires, 11 de diciembre de 2017